SOCIEDAD DE APOYO AL POSPARTO DEL PACÍFICO

spanish-mom

MADRES CON NIÑOS PEQUEÑOS O MUJERES EMBARAZADAS

¿Estás TRISTE?
¿AGOBIADA? ¿INQUIETA?
¿INDIFERENTE?

Nosotros te entendemos. Podemos ayudarte.
Apoyo telefónico: (604) 255-7999
Llamadas gratis: (855) 255-7999
(No necesitas la mediación de tu médico para obtener este servicio)

Ofrecemos apoyo por teléfono y grupos semanales de apoyo en todo Metro Vancouver.

¡También apoyamos a los papás!

(El primer contacto será con nuestro personal de habla inglesa. Para recibir apoyo en español, dale tu nombre y número telefónico a quien te atienda y solicita que un trabajador de habla hispana te llame)

 

Algunos Datos sobre la Depresión Posparto y Ansiedad (DPP/A)

  • Entre el 15 y el 20 por ciento de las mamás sufren DPP/A
  • 10 por ciento de los papás sufren DPP/A
  • Las mujeres embarazadas así como los padres o madres que adoptan un hijo pueden llegar a sufrir DPP/A

Estos estados de ánimo…

  • Pueden comenzar durante el embarazo, después de dar a luz o meses después de haber comenzado el período del posparto.
  • Pueden durar cierto número de semanas o meses o incluso hasta un año posparto.
  • Pueden presentarse después de dar a luz al primer hijo o hijos posteriores. La probabilidad de sufrir DPP/A se eleva si la madre ha padecido alguna depresión previa.

Es muy importante recordar que las mujeres no son culpables de padecer la tristeza posparto o los retos que implica. Tampoco es un indicador de que ella sea incapaz o que esté “loca” ni que sea débil.

Con el tratamiento y el apoyo adecuado, te sentirás mejor y sanarás.

 

spanish-mom2

 ¿Te está pasando esto?

  • Estás sola y no cuentas con apoyo
  • Sientes que algo no marcha del todo bien
  • Te sientes muy preocupada todo el tiempo
  • Sientes indiferencia
  • Lloras muy seguido sin razón aparente
  • Te sientes desamparada o incapaz de llevar a cabo las actividades diarias
  • Tienes miedo de estar sola
  • Sientes que no eres tan buena como otras madres
  • Tienes pensamientos aterradores o invasivos
  • Te sientes demasiado preocupada por tu hijo
  • Sientes desinterés por el bebé; no has formado un vínculo afectivo con él
  • Experimentas una depresión que va desde tristeza hasta pensamientos de suicidio
  • Ansiedad o ataques de pánico
  • Sientes ira y agresión
  • Tienes dificultad para dormir
  • Sufres de falta de apetito
  • Sientes resentimiento hacia el bebé o hacia otros familiares
  • Te sientes incapaz o inútil

Si tu hijo más pequeño tiene menos de tres años o si estás embarazada y sientes cualquiera de los estados de ánimo que hemos mencionado, podemos ayudarte.

Es posible que los inmigrantes hispanos enfrenten retos y obstáculos adicionales como:

  • Sentir la ausencia de familiares y amigos de su país de origen
  • Vivir lejos de la gente que podría ayudar en los cuidados del bebé
  • Dificultades con el idioma
  • Falta de información o falta de acceso a la información; no sabes a dónde acudir para recibir ayuda
  • Falta de conocimiento y dificultades para adaptarse al sistema de salud canadiense
  • Dificultades para formar un nuevo círculo social en Canadá
  • Sentirse sola y aislada
  • Echar de menos su propia cultura y tradiciones
  • Dificultad para entender el diagnóstico o instrucciones médicas
  • Dificultad para acostumbrarse a un nuevo entorno
  • La depresión posparto y la ansiedad no se discuten abiertamente en el país de origen y las mujeres se sienten solas y avergonzadas
  • La falta de educación así como el estigma social de las enfermedades mentales en el país de origen ocasionan que las mujeres no busquen ayuda o que simplemente justifiquen sus síntomas
spanish-momdad

Las mujeres expresan sus opiniones:

“Siento que yo tenía más libertad en mi país de origen a la hora de escoger cuidados de salud” 

“Me vi aislada en mi propia casa y me sentía desesperada.” 

“Yo era el tipo de mamá que leía mucho porque quería estar informada… Y me di cuenta de que toda esta información me estaba causando un gran estrés.” 

“En México, las enfermeras se llevan al bebé para que una pueda dormir y todo. Aquí, bueno… ya eres mamá: tienes que cuidarlo o cuidarla las veinticuatro horas del día, no importa cómo.” 

“Comencé a darme cuenta de que tenía una mecha corta hacia mis dos hijos; también estaba muy impaciente, muy intolerante. Con el tiempo, todo comenzó a escalar y me di cuenta de que mis emociones empezaban a estar fuera de control.” 

“Yo pensaba que necesitaba ser fuerte… Traté de mostrar una cara diferente a mi esposo porque yo no quería que él se preocupara.”

“La Sociedad de Apoyo al Posparto del Pacífico ha sido como la mano que me sujetó cuando me caía, me rescató y me trajo de regreso a la vida, hacia una vida verdadera y más feliz.”

 

Funding for this section provided by Integrated Primary and Community Care, Vancouver Coastal Health.